Proyecto fortalecimiento de la capacidad de defensa legal de los pueblos indígenas en América Central

Fue un proyecto de la OIT, financiado por el UNFIP y ejecutado por la OIT, que se inició en julio 1999, y concluyó en marzo 2003. El objetivo fue aumentar la capacidad de los pueblos indígenas y de sus organizaciones para asegurar y defender sus legítimos derechos en el marco de los sistemas jurídicos nacionales. Además contribuyó a que hubiera una respuesta más adecuada por parte de los agentes responsables de la administración de justicia en los países que abarcó el proyecto. Y buscó que la sociedad nacional adquiriera un mayor compromiso de reconocer y respetar estos derechos, como una expresión legítima de las aspiraciones de los pueblos indígenas para contribuir de manera plena y en igualdad de condiciones al desarrollo nacional.